2008/12/12

Tripulacion de bombarderos.

A bordo de un B-17

Muchas veces oímos hablar dentro de la historia militar contemporánea la importancia de la aviación, concretamente los bombardeos tácticos, los cuales pueden inclinar la balanza a favor de uno u otro bando, tal fue el caso de la Segunda Guerra Mundial, donde la supremacía de la flota de bombarderos aliados, fue un factor decisivo en la victoria sobre los países del eje ya que lo bombardeos afectaron severamente la logística y la producción del enemigo, llegando incluso a paralizarla.[1]

Pero pocos estudios se enfocan a lo que vivía una tripulación de bombarderos durante aquellas misiones, es por eso que me pareció interesante darle un vistazo a este reportaje publicado en la revista Reader’s Digest en un numero de 1944 que se titula; lo que se sufre en un gran bombardero.

El reportaje comienza detallando las dificultades naturales a las que tenia que hacer frente los tripulantes de un bombardero, el primer obstáculo que deben enfrentar son las temperaturas congelantes que se llegan a presentar a esas grandes alturas, temperaturas que alcanzan los 50 grados bajo cero, por lo cual deben utilizar trajes especiales, que tenían un sistema de calefacción eléctrico para evitar el congelamiento de los tripulantes, dichos trajes dificultan maniobrar eficientemente ( se entiende que para la época de la SGM la tecnología se encontraba mucho menos desarrollada, por lo cual los trajes eran incómodos y voluminosos) Además de este vestuario debían también utilizar otros artefactos necesarios para sobrevivir como el oxigeno, por locuaz llevaban colgada una careta de oxigeno sin contar los instrumentos de comunicación que también llevaban consigo.

Otra dificultad importante a la que se enfrentaban los tripulantes de bombarderos durante la Segunda Guerra Mundial, eran los aviones mismos ya que eran aviones muy difíciles de controlar, que necesitaban que el personal trabajara con suma eficiencia en espacios reducidos y en condiciones muy adversas y sin margen de error alguno ya que el mínimo error podría llevar al desastre la misión, consideremos que estos hombres trabajaban entre acero combustible y toneladas de explosivos, y además surcar los cielos con todo este material.

Pero todo esto eran adversidades menores a comparación del peor temor de los bombarderos; los cazas, cito textualmente un fragmento a continuación:

De pronto se oye la voz del artillero de la cúpula: << ¡Cazas… En las cinco!.. Vienen altos… Son diez… Ciento noventas!>> Un latigazo en la boca del estomago. Ya paso ahora a esperar el tableteo de las piezas de la cúpula avise que ha empezado el combate.

A partir de ese instante, todo pasa con tal rapidez, que no hay tiempo de sentir el miedo. Las balas martillan el fuselaje. Ruido infernal de calderería en los remachadores se hubiesen vuelto locos. El artillero de babor recibe un tiro. Se le ordena al segundo pilito que vaya a atenderlo
.

En este fragmento es posible observar la dificultad y lo desesperante de una atmósfera dentro de un bombardero que esta siendo objetivo de ataque enemigo, el artículo termina con una breve nota propagandística, en la que dice que los valientes bombarderos americanos no han podido ser detenidos por Alemania.

Fuente: Drake, Francis Vivian, “Lo que se sufre en un gran bombardero”, Selecciones del Reader’s Digest, 1944, Tomo VIII, No. 46, Nueva York, p. 45-48
[1] En una entrevista con Albert Speer ministro de armamentos de la Alemania nazi durante lo juicios de Nuremberg aseguro que los bombardeos aliados enfocados a las zonas industriales llegaron a paralizar por momentos la industria alemana.

1 comentario:

Franz Ferdinand dijo...

Me parece muy interesante tu articulo, pero lo que más me impresiona es tu fuente, no sabgia que readers digest publicara articulos de esta indole.

Mucha gente del medio de la historia belica, hablando de la segunda guerra mundial, da más importancia al conflicto terrestre, dejando de lado o superficialmente a la fuerza aerea, que quiza era de corto alcanze a comparación de los aviones supersonicos de hoy en díua, pero no cabe duda que fueron piezas clave para el desarrollo de la guerra.

Me gustaria que publicaras más sobre aviacion, ,si pudieras algo acerca del papel del F-14 Tomcat en la guerra del Golfo serías mi idolo !